miércoles, 21 de marzo de 2012

Esc A12 Dpto 95 el otro

Soy un ser humano.
Los seres humanos somos seres conscientes de sí mismos, reflexivamente ¿conscientes?.
De repente me doy cuenta de que estoy tomando agua.
No suelo tomar conciencia de este tipo de actos; los llevo a cabo, y punto.
El tacto de mi garganta me señala la frescura, blandura y suavidad del líquido.
Soy consciente del movimiento de los músculos de mi garganta al tragar... siento como el agua refresca el no muy largo tubo interno que desemboca en el estómago y siento el movimiento de expansión- recuperación que hice yo-estómago para recibirlo. Pero no puedo saber de donde viene la orden para ese movimiento.
¿Quién da las órdenes para cada movimiento que hago? Supuestamente yo, pero no puedo tomar consciencia de la parte de mí que lleva a cabo ciertos actos.
¿Quién me hace hacer lo que yo hago pero no hago? ¿Otro o yo?

            Da miedo.

Pienso: “quiero levantar esto que está en mi pierna”, ¡y mi pierna lo levanta! Acto seguido me doy cuenta de que yo no le dí ninguna orden a mi pierna para que se levantara, alguien más ser encargó de hacerlo; yo pienso. Él ejecuta. 



La mitad de mi vida es algo de lo que no tengo registro, la gente se acuerda de cosas que dije o hice y de las que no me acuerdo ni un vago fragmento... el otro es un individuo que se apodera de mí en demasiadas situaciones, demasiadas circunstancias... como el día que caí encima de la chica, dicen que caí encima de ella, yo no lo creo, lo que dicen que hice no lo creo, que la golpee y la violé, que me masturbé sobre ella y baile y salté a su alrededor... yo no lo creo, es verdad que cuando la ví pensé que era maravillosa, que sería bueno hacerle el amor como lo haría Alex De Large, con el método ultraviolento, pero estoy seguro de que sería incapaz de hacer algo así, no puedo, simplemente no puedo creerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada